Tributo a Don Alberto Benavides De la Quintana (Grupo Buenaventura)

Lamentando la partida del patriarca de la minería peruana, enlazamos de manera gratuita un tributo sobre Don Alberto Benavides de la Quintana, publicado en nuestro libro “Las Minas del Perú: Proyectos y Prospectos 2009-2011″

www.directoriotop10000.com/tributo/Tributo_a_Alberto_Benavides_DelaQuintana.pdf

Aquí un extracto:

Alberto Benavides de la Quintana, patriarca de la minería peruana, nació en Lima en el año 1920. Actualmente es Presidente del Directorio y miembro del Comité de Compensación de Cía. de Minas Buenaventura. Ingeniero de Minas de la Universidad Nacional de Ingeniería (antes Escuela de Ingenieros del mPerú); Máster en Geología de la Universidad de Harvard, Programa Avanzado de Administración de Harvard B.S. Trabajó en la Cerro de Pasco Corporation y ha sido director de varias compañías, entre las que se encuentra el Banco Central de Reserva del Perú.

Su infancia y su adolescencia fueron albergadas por el Colegio de la Inmaculada, de la orden de los Jesuitas de Lima, que dejó su sello en la personalidad del joven Alberto. Su vocación la vislumbró al descubrir su afición por las construcciones, una afición que luego lo llevaría a estudiar inicialmente Ingeniería Civil en la antigua Escuela de Ingeniería del Perú entre 1937 y 1940 (hoy Universidad Nacional de Ingeniería-UNI). Sin embargo, dos materias le cambiaron la perspectiva, y por qué no, su vida: la mineralogía y la geología. “Empecé a sentirme atraído por la minería a través de mi interés en la geología” explica. “Me fascinaba la formación de los depósitos mineros y todo lo que éstos significaban”, y fue así, a través de seguir su instinto y una encontrada vocación que se terminó graduando de Ingeniero de Minas.

Luego de un paso breve por la mina Fray Martín, en el valle del Rímac, se enteró de la convocatoria que hizo ese mismo año, 1940, la minera estadounidense Cerro de Pasco Corporation, subsidiaria de Cerro de Pasco Corporation de Nueva York, para seguir estudios de postgrado en los Estados Unidos.

Alberto Benavides, junto a David Ballón, fueron los únicos de nueve postulantes que lograron obtener tan ansiadas becas. El azar nuevamente se puso en su camino, se retrasó dos días en viajar y cuando llegó, David Ballón ya había elegido el MIT, y a él le quedaba la plaza para estudiar un Máster en Geología en la Universidad de Harvard, que era lo que en verdad quería. Era la época de la Segunda Guerra Mundial y su recuerdo es el de una universidad que lucía desierta: “Casi ni habían alumnos, especialmente en Geología. Éramos cuatro y la enseñanza era fabulosa”.

Alberto se fue a Estados Unidos enamorado, aunque no estaba de novio de manera formal. Sus planes eran quedarse por ocho meses, y se quedó dos años, al conseguir un trabajo en el verano, siguiendo el consejo de uno de sus maestros de que terminara su Máster, consejo que siguió y nunca se arrepintió de ello, aunque esto le costara el silencio de su novia. Confiesa que le escribía cartas todas las semanas pero ella nunca le respondió. Solo a su regreso lo fue a recibir al aeropuerto e intuye que fue a causa de la presión de su padre, don Ernesto Benavides.

En 1944, un año más tarde de su regreso al Perú se casó con Elsa Ganoza, y se mudaron juntos, y luego con sus hijos a cada lugar donde le tocó trabajar, hasta que estuvieron en edad de entrar al colegio. Tienen cinco hijos, Alberto, que optó por la Filosofía y no tiene ningún interés por la minería –don Alberto cree que las visitas a los socavones pudieron haberlo asustado–; sin embargo comparten ahora su afición por la literatura, la historia, y ha disfrutado leyendo a Manuel Scorza, a Arguedas. Tiene dos hijas: Blanca, a quien le gusta el arte y la joyería, y Mercedes, que fundó Wayra Perú, una empresa que trabaja con artesanos de Huancavelica cuyos productos exporta a los mercados de Europa y los Estados Unidos; y dos de sus hijos: Roque y Raúl tienen una carrera exitosa en el mundo minero. El clan Benavides se compone además por 16 nietos y seis bisnietos.

Cuando don Alberto regresó después de dos años al Perú, se integró en la minera Cerro de Pasco Corporation como geólogo asistente; fue una época que la recuerda como fascinante, con un trabajo demandante pero también pleno de una vida buena, y una intensa actividad social compartida con la gente de otras minas como Atacocha, El Brocal, Huarón, y la Vanadium Corporation: “Trabajábamos tanto como nos divertíamos, desde las 7 de la mañana, con ese frío helado de la sierra, hasta las 4 de la tarde. Oficialmente seis días a la semana, pero siempre había algo más que hacer, nunca terminábamos a las 4 de la tarde”. El clima político en el Perú en esos años no era turbulento ni el panorama social desolado, por el contrario, la vida discurría alegremente.

Sin embargo, su destino nuevamente estaría por cambiar muy pronto. En el centro de Lima, en la Plaza San Martín, tenía instalada la pequeña oficina de la nueva división de exploraciones que la Cerro de Pasco puso en manos de don Alberto.

Evidentemente él no estaba arrellanado en un sofá detrás de un escritorio; a él le apasionaba el trabajo de campo, estudiando las posibilidades de los depósitos de minerales de Antamina, Tintaya y Cobriza. Fue en ese tiempo cuando recibió la visita del suizo Bruno Tschudi, en ese momento director gerente de la Sociedad Minera Suizo-Peruana Julcani, una visita que cambió el rumbo de su vida. Alberto Benavides aceptó el desafío no sin grandes dudas, y se lanzó a la piscina al decidir arrendar Julcani, por un año con opción de compra: “fue una locura”, admite décadas después. En 1953 fundó Cía. Buenaventura (que significa buena suerte y futuro), empresa que luego aglutinó otras minas como Huachocolpa (Recuperada), Uchuchaccua y Orcopampa…

Enlace

Entrevista en El Comercio sobre Intercorp (13 enero 2014)

http://elcomercio.pe/economia/negocios/intercorp-busca-atender-necesidades-familias-noticia-1702496

“Intercorp busca atender las necesidades de las familias”

Analista José Carlos Lumbreras dice que por ello apuestan por sectores como educación, entretenimiento, salud y retail

entrevista INtercorp

El grupo Intercorp, liderado por el empresario Carlos Rodríguez-Pastor, es uno de los más exitosos del país. Se calcula que los ingresos anuales de todas sus unidades de negocio suman hasta US$4.000 millones.

De acuerdo, a José Carlos Lumbreras, gerente de Desarrollo de Proyectos de Perú Top Publication, el éxito de este conglomerado se basa en su decidida apuesta por brindar servicios para la vida cotidiana de las familias peruanas.

“Van a un objetivo, que es atender los servicios cotidianos de las familias, atender sus necesidades concretas. Eso es una diferencia que los ha hecho crecer de forma exponencial en el mercado local a pesar que son bastante jóvenes [el grupo nació en 1994]“, indicó el analista a elcomercio.pe

En ese sentido, sus inversiones se han dado en sectores como entretenimiento (Cineplanet), educación (Innova School, UTP, IDAT), salud (Salud Total, Inkafarma y próximamente la clínica Ricardo Palma) y retail (Plaza Vea, Vivanda y el C.C Real Plaza).

Lumbreas afirmó que si mantienen esa estrategia, lo obvio sería que en el futuro apuesten por negocios como los gimnasios y spas. Sin embargo, indicó que el sector infraestructura también podría convertirse en su próxima incursión.

“Otro sector en el que podrían invertir es infraestructura, ya tienen experiencia en el tema con la expansión de sus centros comerciales en provincias”, enfatizó.
Entrevista y video realizado por Julio Escalante.

El inicio de los Grupos Económicos en el Perú (1839 – 2012) – Línea de Tiempo

En el siguiente enlace hemos creado una línea de tiempo con el año de inicio de los principales Grupos Económicos del Perú desde 1839 a la fecha:

http://gruposeconomicosperu.perutop10000.com.pe/iniciogrupos.jpg

 

 

Entrevista al Dr. Francisco Durand (PUCP Perú Debate)

Entrevista al Dr. Francisco Durand sobre el poder fáctico de los Grupos Económicos peruanos.

Realizado por alumnos de la PUCP (PUCPPeruDebate)

 http://youtu.be/EvMDLv9ILz4

 

FYI: COLOQUIO INTERNACIONAL “EMPRESAS Y GRUPOS ECONÓMICOS EN AMÉRICA LATINA”

Coloquio por los 50 años de la UP (15 y 16 de agosto de 2012)

Ver link: http://up.edu.pe/50aniversario/ver-evento.aspx?id=16

GLOBALIZACIÓN DE LOS GRUPOS ECONÓMICOS PERUANOS (Junio 2012)

Cuadro que muestra en que países extranjeros han creado empresas u oficinas los Grupos Económicos peruanos (fuente: Peru: the Top 10,000 Companies Ed. 2012)

Ranking: Grupos Económicos en el Perú (por ingresos)

Listado de los principales Grupos Económicos (Fuente: Peru The Top 10,000 Companies Ed. 2012)

Cifras aproximadas en función a los ingresos de sus empresas en el Perú al año 2010

Los Grupos económicos: ¿Cuáles se han beneficiado del boom constructor?

(Artículo publicado en mayo 2012 en el Informe Especial: Hacia la consolidación del Boom de la Construcción, en Peru: The Top 10,000 Companies Ed. 2012)

Los Grupos económicos: ¿Cuáles se han beneficiado del boom constructor?

El Perú es un mercado con alto potencial de desarrollo donde el sector construcción es uno de sus pilares debido al déficit habitacional y de infraestructura, entre otras variables como la solidez económica y el aumento constante del consumo interno, con la consiguiente proliferación de centros comerciales en distritos de todo el país, una realidad que hace 10 años era difícil imaginar. Como parte del proceso de desarrollo, el costo del terreno es cada vez mayor y la disponibilidad de áreas (habilitadas o no) está en retracción.

Este escenario no podía ser ajeno a los grandes grupos económicos del país, los cuales han comenzado a ser parte de proyectos relacionados con el sector construcción, ya sea porque es su principal núcleo de negocio (Graña y Montero, Cosapi), porque tienen negocios anexos al sector (Aceros Arequipa en productos metálicos, Rizo Patrón, Hochschild y Gloria en cementos y derivados), como parte de una estrategia conglomerada (Romero, Brescia, Interbank) o como una nueva línea de acción para el grupo (Wong, Wiese, D&C). Lo cierto es que este sector ha liderado el crecimiento en el último quinquenio, atrayendo a los grandes capitales nacionales y extranjeros.

Para conocer cuáles son los principales grupos económicos los separamos en bloques según sus características: los grupos constructores; los conglomerados; los emprendedores de la construcción; los relacionados y los grupos extranjeros.

Los grandes grupos constructores

Los grandes grupos constructores, aquellos que tienen como principal núcleo de negocio a la construcción o a la rama inmobiliaria, no son muchos en el Perú. Destacan entre ellos: Graña y Montero y Cosapi.

El Grupo Graña y Montero, con más de 78 años de fundación, es el líder peruano en el rubro de la construcción. Creado en 1933 con el nombre de Gramovel, tuvo como primer proyecto levantar la residencia del doctor Manuel Irigoyen y Puente. Una década después, ya estaba realizando proyectos en el extranjero (Estados Unidos y Venezuela) e involucrado en megaproyectos en el Perú (la edificación de la nueva ciudad de Talara por encargo de la International Petroleum Company, para 20,000 habitantes).

Luego de una serie de fusiones entre las décadas de los años cuarenta y sesenta adoptó el nombre de Graña y Montero. Entre sus principales proyectos desarrollados hasta la década de los ochenta se encuentran el Círculo Militar, el Hotel Sheraton, la Mina Cuajone, el Centro Cívico, el edificio del Banco Central de Reserva, la carretera Juliaca-Desaguadero, el Proyecto Chavimochic.

A partir de los años ochenta comenzó un proceso de diversificación que le permitió crear subsidiarias vinculadas con la ingeniería (Graña y Montero Ingeniería), proyectos petroleros (Graña y Montero Petrolera), ingeniería informática (GMD), promoción inmobiliaria (GME).

Al año 2012 está al frente de 34 empresas en el Perú, Chile, Colombia y Brasil, y de proyectos en República Dominicana, México y Panamá; el grupo genera ingresos por más de US$1,500 millones anuales. Al cierre del año 2011 la cartera de contratos del Grupo Graña y Montero  ascendía a  US$3,075 millones, programados hasta el año 2014. De este importe,  US$1,297 millones se ejecutarán en el año 2012 y US$945 millones en el 2013.

Entre las obras en marcha se figuran la planta concentradora y la Ciudad de Fuerabambas para Xstrata Perú, el proyecto minero Pueblo Viejo de Barrick en República Dominicana, la ampliación de la Central Hidroeléctrica Machu Picchu, la Central Hidroeléctrica de Huanza, la ampliación de la Línea 1 del Tren Eléctrico de Lima, entre otras.

Su subsidiaria VIVA GyM (llamada antes GMV) anunció en diciembre de 2011 el desarrollo de planes inmobiliarios que incluyen viviendas y centros comerciales en Comas (Lima) en un área de 30 hectáreas, que abarca 10,000 departamentos y 27,000 m2 de terrenos comerciales. La empresa adelantará también un proyecto en Piura por la suma de US$100 millones, que comprenderá la edificación de 2,300 departamentos y 10,000 m2 de área comercial. La construcción de las viviendas en ambos proyectos se ha  planeado durante el segundo semestre de 2012; la de las zonas comerciales, en el 2014. Adicionalmente, tiene en cartera el terreno del excuartel San Martin para el avance de un proyecto inmobiliario que abarca un hotel con centro de convenciones, un centro comercial, viviendas y oficinas. Otros planes están enfocados en el desarrollo de proyectos habitacionales en los distritos de San Martín de Porres y Carabayllo. El proyecto Los Parques de Carabayllo se ha planificado en cuatro etapas, con un total de 1,200 departamentos.

Cosapi cuenta con 50 años de experiencia y opera en el Perú, Venezuela, Colombia y República Dominicana, con ingresos anuales por US$250 millones. Sus actividades se desenvuelven en los sectores de construcción y tecnologías de información a través de las empresas Cosapi S.A., Ingeniería en Construcción (Perú), GBC Contratistas (Venezuela),  Cosapi República Dominicana (República Dominicana) y Cosapi Data.

En sus inicios (1960), el grupo creado por Walter Piazza Tangüis y José Valdez Call se concentró en el despliegue de servicios de consultoría y promoción de proyectos de transmisión eléctrica, para luego incursionar en el negocio de construcción de líneas de transmisión a 23 Kv. Posteriormente realizaron proyectos electromecánicos (1967) y de infraestructura civil (1978); su internacionalización comenzó en 1987 con GBC Venezuela y  en 1989, con Cosapi Chile.

Sus principales proyectos son los siguientes: en minería, el desarrollo de la Mina Inmaculada, la planta concentradora del proyecto minero Toromocho, el campamento de  Cía. Minera Alpamarca, la planta de procesamiento de la mina Pucamarca (de la empresa Minsur). En el sector de hidrocarburos, la construcción de la Planta de Gas natural Licuado de Perú LNG Melchorita y la tubería submarina del proyecto Camisea. A nivel vial, la Carretera Cajamarca-Celendín-Balzas-tramo Km 52 a Celendín, la rehabilitación de la Carretera Ayacucho-Abancay y la conservación del tramo Ático-Puente Camiara de la Carretera Panamericana Sur. También destaca su trabajo en la remodelación integral del exterior de la sede central del BBVA Banco Continental, el montaje del techo del Estadio Nacional, ampliaciones del Hospital Nacional Guillermo Almenara; entre otros proyectos industriales, de energía eléctrica y saneamiento,

Los conglomerados

Romero, Breca (Brescia), Interbank y Gloria son cuatro de los más importantes conglomerados del Perú, con más de un núcleo de negocio y empresas sin nexo directo con la cadena de valor o suministro de sus demás filiales. Es conocido su interés por explorar nuevos sectores, todos ellos han participado en distintos momentos en el sector construcción sin tomarlo como rubro de bandera de sus operaciones, pero otorgándole espacio destacable en su cartera de negocios.

En el caso de  Romero  e Interbank,  el mayor flujo de negocios emparentados con la construcción se ha enfocado en el desarrollo de centros comerciales, a través de las empresas MZ Gestión Inmobiliaria (Grupo Romero) y Urbi Propiedades S.A. (Grupo Interbank). Fue a partir del boom de la expansión de los centros comerciales que el Grupo Romero se mostró interesado en el desarrollo inmobiliario (ver sección Retail y Servicios) y decidió incursionar en este negocio con sus marcas Plaza del Sol y Plaza de la Luna, en Piura.

Interbank, en cambio, tiene una actividad inmobiliaria y constructora mucho más activa, debido que cuenta entre sus subsidiarias con una cadena de tiendas por departamentos (Oeschle), cadenas de supermercados (Vivanda y Plaza Vea), una tienda de artículos para el hogar (Promart), cadenas de Fast Food (Bembos) y centros comerciales bajo la marca Real Plaza; todo ello enlazado con una estrategia de crecimiento mediante la construcción de centros comerciales en el Perú, dotados de sus propias tiendas y servicios financieros (el íntegro del paquete de subsidiarias en un solo lugar), a los que se suman sus cadenas de hoteles, que también están en pleno crecimiento (Casa Andina). Por este motivo el levantamiento de nuevos locales y centros comerciales se ha  vuelto un negocio importante en la cartera de Interbank en los últimos años.

El caso de Breca (de la familia Brescia) es distinto. Si bien históricamente es un grupo vinculado con el sector inmobiliario -son dueños de gran parte del terreno de la zona financiera de San Isidro-, sus inversiones y empresas están ligadas a una serie de rubros muy diversos: pesca, minería, explosivos, pinturas, agroindustria, entre otros; donde el rubro inmobiliario es uno más de sus actividades, aunque no el de mayor exposición mediática. Sin embargo, Breca está relacionado con dos de los principales proyectos realizados en el sector: el hotel Westin (la torre más alta de Lima) y la torre HSBC (una moderna torre de oficinas, a cargo de su empresa inmobiliaria Cúbica), y es uno de los gestores relevantes en la construcción de edificios de oficinas en Lima.

Los emprendedores de la construcción

Así como hay grupos enlazados desde su fundación con la construcción y otros que realizan actividades inmobiliarias y de construcción dentro de su rama de actividades desde hace décadas, existen otros grupos de gran tamaño que han comenzado a incursionar en este negocio. Dentro de estos se distinguen Wong y Wiese.

El Grupo Wong fue durante muchos años el emblema en el rubro de supermercados en el Perú hasta que a fines del año 2007 vendió su participación en este negocio al grupo chileno Cencosud. Esta acción los llevó a plantearse una serie de inversiones nuevas, entre las cuales sobresalió la construcción de Plaza Lima Norte en el año 2009, el mayor centro comercial creado en el Perú hasta ese momento. Un nuevo proyecto del grupo está a la expectativa de ver la luz, se trata de un centro comercial en el emporio comercial de Gamarra.

Un ejemplo parecido es el del Grupo Wiese, que hasta los años noventas estuvo emparentado directamente con el sector financiero a través de su empresa bandera el Banco Wiese, que luego fue adquirido por el Grupo Sudameris y, posteriormente, por el Scotiabank de Canadá. Actualmente uno de los principales negocios de este grupo es el desarrollo de centros comerciales de la mano de su socio, la empresa chilena Parque Arauco. La sociedad Wiese-Parque Arauco fue quien construyó el Megaplaza, el primer gran centro comercial en los conos de Lima, con un éxito tan grande que dio origen al boom de la expansión del retail actual. Durante el año 2012 ha puesto en marcha cuatro proyectos ubicados en el  Cercado de Lima, Villa el Salvador, Barranca  y Chincha, por un total de US$32 millones, bajo el nombre de Mega Express.

Los grupos extranjeros

En el contexto de la expansión de los grupos mencionados, una serie de actores foráneos han sabido aprovechar su know-how y capacidad para conseguir un porcentaje importante en los principales proyectos inmobiliarios, industriales, comerciales y de infraestructura. En el Perú, entre las constructoras Top figuran Odebrecht y Queiroz Galvao de Brasil, la chilena Parque Arauco y la multinacional Bechtel (ligada a la construcción de proyectos mineros).

Según los últimos rankings realizados por la revista especializada International Construction, China es el país que posee las mayores empresas de construcción (según nivel de ingresos). Sin embargo, en América Latina, Brasil ostenta el liderazgo en el sector, con siete de las diez principales constructoras de la región, donde la más importante empresa es Odebrecht.

La constructora Norberto Odebrecht llegó al Perú en 1979 con la construcción de la Central Hidroeléctrica Charcani V (Arequipa) y ha participado también en el proyecto Chavimochic y luego en una serie de proyectos referidos al desarrollo de infraestructura (actualmente el avance del Trasvase Olmos).

Los relacionados

La construcción es uno de los sectores con un efecto multiplicador en otros rubros que comparten su desarrollo. Los beneficiarios más destacados de este crecimiento son los que representan a las empresas proveedoras de materiales de construcción y maquinaria, dentro de las cuales destacan grupos económicos como Rizo Patrón, Hochschild, Gloria, Ferreyros y Aceros Arequipa.

El aumento en la demanda de cemento y concreto a nivel descentralizado -por la expansión de viviendas, autoconstrucción y el incremento de centros comerciales- ha favorecido la evolución de tres de los principales productores de cemento: Cementos Lima (Grupo Rizo Patrón), Cementos Pacasmayo (Grupo Hochschild) y Yura (Grupo Gloria), cada uno centrado en una zona geográfica del país.

Los más sustantivos ingresos han permitido elevar los niveles de inversión de estas empresas. Rizo Patrón ha realizado, por ejemplo, una serie de ampliaciones en sus plantas y construido una planta en los Estados Unidos. Debido al alza y las proyecciones de la demanda, el Grupo Gloria ha decidido independizar sus negocios de concreto, creando la empresa Concretos Supermix S.A., mientras que el Grupo Hochschild optó por manejar de forma independiente su negocio cementero de su core business, para darle la importancia debida, hecho que fue sellado con el lanzamiento de acciones de Cementos Pacasmayo en el mercado norteamericano (NYSE) en el primer trimestre del año 2012.

En cuanto a Aceros Arequipa y Ferreyros, estos grupos han sido impulsados gracias al boom constructor debido a que el primero es el principal proveedor de materiales metálicos del mercado, mientras que el segundo es el distribuidor exclusivo de la marca Caterpillar y provee de tracto camiones y demás equipos a las grandes empresas constructoras para todo tipo de proyectos (inmobiliario, mineros, industriales, etc.)

José Carlos Lumbreras

Los emergentes: Nuevos grupos económicos toman la delantera (Revista Business – Junio 2010)

Tras la apertura económica de los años noventa, surgieron los llamados «grupos económicos emergentes». Estos grupos provienen sobre todo del interior del país y tienen su origen en emprendimientos familiares sumamente exitosos.

El crecimiento experimentado por sus empresas las ha colocado entre las más grandes del Perú. A diferencia de los grupos tradicionales, estos empresarios miran al exterior de forma permanente y entienden que allí está su futuro.

El cambio estructural de la economía peruana, ocurrido a principios de los años noventa, significó un giro dramático para el entorno de los negocios en nuestro país. Una de las medidas que más impacto tuvo fue la apertura comercial –abrir las puertas de la economía a la competencia global– que removió toda la estructura del ámbito de los negocios.

Ese fue el punto de partida. Luego el desarrollo y el crecimiento de la economía peruana consolidaron la aparición de nuevos grupos económicos, diferentes a los tradicionales, tanto en su origen como en su actitud.

Una nueva clase.
En ese escenario emergió una nueva clase empresarial, muy distinta a todas las anteriores que han existido en nuestro país. Sus más destacados representantes, que brotaron de las nuevas oportunidades de la economía, se han convertido en los hoy llamados «grupos económicos emergentes». Entre ellos podemos señalar a los grupos Añaños, Huancaruna, Oviedo, Torvisco, Flores y Sandoval.

«El cambio económico implicó el pasó de un modelo proteccionista, predominante en los años 80, a otro mucho más competitivo, en el que las empresas locales tienen que luchar en igualdad de condiciones con las extranjeras. Este es un aspecto central para explicar el surgimiento de dichos grupos», afirma José Lumbreras, jefe de investigación de Peru Top Publications.

La desaparición de las barreras a la competencia global implicó un enorme desafío para los grupos económicos predominantes hasta entonces. En muchos casos estos grupos fueron reducidos a su mínima expresión, como ocurrió con Raffo, Nicolini, Wiese, Picasso o Lanatta Piaggio. Pero paralelamente fueron emergiendo otros que supieron sacar provecho del nuevo contexto.

Bajo la estabilidad.
Si bien estos nuevos grupos ya habían dado pasos importantes en los años 90, los robusteció la rápida expansión económica que experimentó nuestro país al inicio del nuevo siglo. «Han sido muy importantes el desarrollo y la estabilidad económica, lo que ha permitido un crecimiento sostenido y una inflación baja. En este clima propicio se han desarrollado los nuevos grupos económicos», afirma Andrés Remezzano, gerente senior de Deloitte.

La fuerza invisible del mercado, que anteriormente se encontraba obstaculizada por la intervención del Estado, esta vez se hacía sentir libremente por todo el país. Esto estimuló a los agentes económicos y creó oportunidades para aquellos empresarios que estuvieran dispuestos a arriesgar en los empren-dimientos que se presentaban gracias a la estabilidad y el crecimiento económico.

«El propio desarrollo del mercado ha hecho que este se vaya desconcentrando; con ello aparecieron oportunidades para ser aprovechadas. Considero que la fragmentación del mercado ha permitido que ingresen nuevos actores y aparezcan nuevos grupos», explica José Garrido-Lecca, director adjunto del PAD – Escuela de Dirección de la Universidad de Piura.

Una visión distinta.
Lo cierto es que estos grupos nacieron y crecieron en mercados muy dinámicos, dentro de una coyuntura económica que les planteaba una visión que iba más allá de las fronteras del país.

«Ellos son conscientes de que los mercados extranjeros son muchos más vastos que el nuestro. Los empresarios que comenzaron a armar grandes emporios comerciales o industriales luego de los años 90 tienen una visión totalmente distinta a la de los anteriores grupos empresariales», refiere José Lumbreras.

En opinión de este investigador, otro elemento importante en la evolución de los grupos emergentes es el desarrollo de las microfinanzas en el Perú, que ha hecho posible el acceso al financiamiento a las micro y pequeñas empresas (mypes), que hasta hace pocos años prácticamente no eran atendidas por la banca comercial. Sin duda, muchos de los grupos emergentes que hoy conocemos eran pequeñas o medianas empresas en los años 90.

«Con el desarrollo de las microfinanzas los empresarios comienzan a tener más posibilidades para capitalizarse, lo que les ayuda a seguir creciendo. Hoy en día estos grupos pueden financiarse con la banca tradicional o en el exterior, pero en un inicio no tenían tales alternativas», comenta José Lumbreras.

Se debe recordar que inclusive con la crisis financiera de finales de los años 90, que limitó el acceso al crédito a muchas empresas grandes y medianas, las microfinanzas continuaron expandiéndose en el Perú.

Principales características.
Pero, ¿cuáles son las características de los grupos emergentes? Según Alejandro Indacochea, catedrático de Centrum Católica y presidente de directorio de Indaco-chea Asociados, estos nuevos grupos familiares peruanos comparten una serie de rasgos específicos.

«En primer lugar, son grupos económicos que surgen frente al nuevo contexto de apertura y globalización de la economía. Segundo, se gestan en la base de la pirámide socioeconómica de la población. Y en tercer lugar, su actividad económica principal se desarrolla en el interior del país, para después migrar hacia la capital», detalla Indacochea.

Así, no nacen de grandes fortunas heredadas, sino que son el resultado de modestos emprendimientos. Casi todos comenzaron con un pequeño negocio y posteriormente los hijos de los dueños han ayudado a expandir la empresa. Es el caso de las familias Flores, Torvisco y Añaños, por ejemplo.

Por su parte, José Lumbreras subraya que dichos grupos económicos poseen una cultura del ahorro muy marcada. A pesar de su éxito empresarial, no son ostentosos y, en general, mantienen un perfil bajo. Como son empresarios que han surgido desde una posición poco estable, valoran el ahorro como un mecanismo para enfrentar cualquier tipo de crisis que se pueda presentar.

La gran importancia que le otorgan a la educación empresarial dentro de la familia es otro rasgo característico. Como señala José Lumbreras, este tema se maneja dentro de la estructura familiar, al igual que en toda la organización.

Para José Garrido Lecca, la aparición de exitosos empresarios de origen popular ha hecho que desaparezcan varios complejos, como la idea de que solo las grandes empresas alcanzan el éxito, que el extranjero es mejor que el nacional o que la innovación es muy costosa.

La internacionalización
Un rasgo poco resaltado, según Alejandro Indacochea, es que la mayor parte de estos grupos familiares emergentes han salido al exterior, abriendo plantas de producción u oficinas de distribución y comercialización en diferentes países.

Estamos frente a grupos que han nacido en un contexto donde lo normal es vender en el extranjero. Es más, la política de apertura de nuevos mercados, a través de la firma de tratados comerciales que el Perú está llevando a cabo, va a permitir a los nuevos grupos profundizar esa actitud eminentemente expor-tadora y de internacionalización.

Este modus operandi también puede ser entendido como una respuesta a la necesidad de nuevos mercados, ya que la plaza local resulta insuficiente frente a las proyecciones de expansión de estos grupos. Un factor importante, además, es el sector en el que el grupo participa. Por ejemplo, el grupo Huancaruna (café) se ha orientado siempre hacia el exterior. En este sentido, para Andrés Remezzano la internacionalización de los nuevos grupos es un proceso natural, que tiene como objetivo diversificar sus mercados y crecer en aquellas economías donde sus empresas gozan de ventajas comparativas.

A todo eso se suma, según José Lumbreras, la Ley de Mypes, entre cuyos objetivos se encuentra el de estimular a los micro-empresarios a que apunten hacia los mercados externos.

Condiciones favorables.
Las condiciones iniciales que impulsaron a los grupos que hoy conocemos como emergentes siguen vigentes. La estabilidad económica y las interesantes perspectivas de crecimiento del país configuran un ambiente propicio para los negocios en general. Asimismo, las microfinanzas han seguido desarrollándose, lo que va a facilitar la expansión de muchas empresas, especialmente las micro y pequeñas.

La interrogante inmediata es, entonces, ¿se están gestando más grupos emergentes? «Yo creo que la condiciones son buenas para que continúe este fenómeno», anota José Lumbreras. Ciertamente, todo indica que el fenómeno persiste, tal como se puede evidenciar en el fuerte crecimiento experimentado por las medianas empresas en los últimos años, en un marco de franco crecimiento de la economía (interrumpido en 2009).

A diferencia de las grandes empresas, en las medianas la facturación se ha incrementado notablemente, hecho que explica que en 2008 existan más de 7 100 empresas formales medianas y solo 381 empresas grandes, según las estadísticas de Perú Top. Para esta organización, una gran empresa es aquella que exhibe una facturación de más de 70 millones de soles anuales; mediana empresa es la que tiene ventas de entre seis y 70 millones de soles anuales.

«Además, muchas empresas medianas están ligadas a nivel accionarial. Debido a ello considero que se están creando grupos emergentes que en algún momento se van a hacer conocidos», apunta José Lumbreras.

José Garrido Lecca coincide en que van a seguir apareciendo nuevos grupos, sobre todo por las extraordinarias oportunidades que ofrece la economía peruana para los negocios, pero aún más por el espíritu emprendedor del poblador peruano. «En este proceso muchos van a tener éxito, otros desaparecerán y otros tantos tendrán que fraccionarse», agrega Garrido Lecca.

Hacia la consolidación.
Sin embargo, analizando las condiciones actuales del mercado, que ahora ostenta mayores niveles de competencia y donde los grupos que ya están operando fortalecen sus posiciones, resulta más difícil la aparición de nuevos grupos.

«Lo que sucede es que se están consolidando los grupos “viejos”, los que ahora trascienden las fronteras del Perú; también hay grupos del exterior que están comprando empresas locales. Yo creo que tenemos delineado un proceso de consolidación económica, por lo que la aparición de nuevos actores no va a ser tan relevante», replica Andrés Remezzano.

Como se señaló, los aspectos económicos esenciales se han mantenido en las dos últimas décadas; no obstante, las circunstancias actuales tienen características propias que configuran nuevos retos que los empresarios emergentes deben superar. Además de los obstáculos que su propia actividad plantea.

Los retos.
Con la clara tendencia a la internacionalización que presentan los grupos emergentes, mirar al mercado externo, en las circunstancias actuales, es un mayor desafío. Los principales mercados del planeta están atravesando por un proceso de recuperación muy lento, que al parecer se va a mantener por varios años.

La crisis internacional ha afectado, por ejemplo, a México, el principal mercado de Ajegroup, que ahora está apostando más bien por el mercado asiático. Topi Top, por su parte, ha sufrido la caída de la demanda en Estados Unidos, una de sus principales plazas, pero está capeando la crisis a través de la diversificación de sus mercados de destino.

La internacionalización, por otro lado, tiene intrínseco un aspecto legal que puede constituirse en una traba infranqueable. Eso sucedió con Ajegroup, que no pudo lanzar una marca de cerveza en México porque su fabricación resultaba muy costosa, debido a la legislación de dicho país.

Andrés Remezzano señala que una de las tareas pendientes para los nuevos grupos es ir hacia una mayor profesionalización, transparencia y formalización, a fin de poder acceder a financiamientos con mejores tasas de interés, lo que implica un menor costo de capital. Todo para mantenerse competitivos.

La sucesión.
Como la mayoría de las empresas peruanas, los grupos emergentes son firmas familiares. Un aspecto que es importante destacar es que casi todos estos grupos se encuentran en la segunda generación de directivos-propietarios y algunos en la tercera. Sin duda, la sucesión en la empresa familiar es un tema clave, ya que la continuidad de la empresa se convierte en un reto para los sucesores.

Cifras sobre este punto no existen en el Perú, pero Alejandro Indacochea recurre a las estadísticas de otros países para graficar la complejidad de la sucesión. «Solamente el 30% de las empresas familiares en Estados Unidos sobrevive a la segunda generación, y el 15% a la tercera. Hay una gran mortandad en el camino», explica Indacochea.

Para el catedrático de Centrum, es imprescindible que los grupos emergentes trabajen en el establecimiento de un protocolo familiar, que es una herramienta para regular las relaciones entre la familia y la empresa. Se trata de un documento donde se señalan y anticipan los problemas, estableciendo a priori las vías de solución y los cauces para resolver conflictos no anticipados, mediante la mediación equitativa.

«Algunos temas a definir, en este sentido, son: requisitos para trabajar en la empresa, si los parientes políticos pueden ingresar a la organización, la remuneración de los familiares, cómo enfrentar la salida de un miembro de la familia, la sucesión de la dirección, etcétera», detalla Indacochea.

Los peligros.
Por otro lado, la ventaja de estar muy cerca de sus consumidores y ser pequeñas permitió a las empresas de estos nuevos grupos crecer frente a las firmas de mayor tamaño. «Ahora que se han convertido en empresas más grandes pueden caer en falta de innovación, elevada rigidez o distanciamiento de sus consumidores», advierte por su parte José Garrido Lecca.

La estructura de los mercados a los cuales van a ingresar los futuros grupos emergentes es otro escollo a tener en cuenta. Sucede, como advierte José Lumbreras, que los mercados de consumo masivo en nuestro país están dominados por unas pocas empresas. Los grupos que quieran entrar a competir en esos segmentos van a tener que abrirse paso en mercados oligopólicos.

Algunas recomendaciones.
Si consideramos, por otra parte, el atractivo de la economía para las inversiones de largo plazo, entonces las posibilidades de que las empresas nacionales con mayores perspectivas sean adquiridas por el capital extranjero estarán siempre latentes (recuérdese el caso de las tiendas Wong).

Sobre este aspecto, Alejandro Indacochea estima que la venta es una estrategia a considerar cuando se presentan condiciones particulares: cuando no existe un sucesor natural dentro de la familia o no hay interés de los hijos por continuar el negocio, y cuando se presentan conflictos familiares o patrimoniales.

Por último, estructurar y desarrollar la estrategia de las compañías del grupo en base a sus verdaderas capacidades va a ser determinante para los grupos emergentes, en opinión de José Garrido Lecca.

«Otras recomendaciones son que no se distancien de sus consumidores y que construyan marcas con vínculos emocionales. De otro modo, cualquier empresa o grupo, pequeño o grande, los va a desplazar», añade Garrido Lecca. El éxito o fracaso de los grupos existentes y de aquellos que están forjándose va a depender de la respuesta que formulen a cada uno de estos puntos. Los retos están planteados.

A continuación, un recuento de los logros y proyectos más importantes de los principales grupos económicos emergentes.

Grupo Añaños.
Una de las historias más fascinantes es la de la familia Añaños, que se inició sembrando verduras. Hoy día, las bebidas de este grupo se venden en 14 países de varios continentes y alcanzan un volumen por encima de los 3 000 millones de litros al año. Además, llegan a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Ajegroup, la multinacional perteneciente a la familia Añaños, cuenta con 21 plantas en 11 países.

Entre las principales marcas que posee esta corporación se puede señalar a Kola Real, Big Cola, Oro, Big Citrus Punch, First Naranja, Sporade, Cielo, Free Light, Pulp, Big Manzana, Cifrut, Franca, Caral, Club Especial y Free Tea.

Del total de las ventas de Ajegroup, el 82% se efectúa fuera del Perú. Los países donde se concentran las ventas de este grupo son básicamente cuatro. En primer lugar está México, que da cuenta del 40% de sus ventas; en segundo lugar está el Perú, que representa el 18% de la facturación; luego vienen Tailandia y Colombia, ambos con el 15%.

Una de las unidades de negocios que registra mayor crecimiento es la de Tailandia (donde los Añaños están en el mercado de jugos y gaseosas), que podría incrementar considerablemente su tamaño. Por ello, Ajegroup ha retoma-do sus planes de crecimiento y recientemente se ha hecho público que van a construir una segunda planta en Tailandia, con una inversión de 15 millones de dólares. La expansión hacia los demás países asiáticos es uno de los principales objetivos del grupo, que tiene puesta la mira sobre todo en China e India.

La desaceleración de la economía mundial ha afectado a este grupo, especialmente en lo que se refiere su principal mercado. En efecto, México es una de las economías más afectadas por la crisis internacional; particularmente, el alza de los precios de las gasolinas y las tarifas eléctricas ha provocado que Ajegroup frene sus planes de inversión para este año en el mencionado país.

En México Ajegroup cuenta con cinco plantas embotelladoras y 42 centros de distribución, que generan más de 4 000 empleos. El grupo peruano ingresó a este país en 2002 y actualmente cuenta con el 10% del mercado de gaseosas, teniendo como su principal producto a Big Cola.

Para hacer frente a la crisis internacional, los Añaños están concentrándose en aquellas economías más estables. Por eso han priorizado las operaciones en Asia y en Colombia, que durante 2009 representaron el 40% y 30% respectivamente del total de inversiones. Esta familia también ha invertido en el Perú (20% del total).
Una de las metas que se ha estado trabajando en el último año es la consolidación a nivel nacional y la exportación a Estados Unidos y Europa de su marca premium de cerveza: Franca. Para ello invertirán entre cinco y seis millones de dólares.

A pesar de la complicada coyuntura internacional, el grupo Añaños continúa planteándose retos sorprendentes, como la meta de ubicarse entre las principales empresas multinacionales del mundo en los próximos diez años, según el propio presidente del directorio de Ajegroup, Ángel Añaños.

Grupo Oviedo.
La empresa Agroin-dustrial Pomalca (ubicada en Lambayeque), controlada por el grupo Oviedo, está reto-mando este año varios proyectos de ampliación, como el de la planta de alcohol (para incrementar su capacidad de producción). También evalúa ingresar a nuevas unidades de negocios, para lo cual planea invertir diez millones de dólares. Pomalca ha registrado el mayor crecimiento de producción en el año 2009, con una tasa de 30%, según cifras de la Asociación Peruana de Productores de Azúcar y Biocombustibles (APPAB).

Por otro lado, algunos proyectos concebidos varios años atrás, como la planta de etanol de 96 grados extra fino (alcohol etí-lico), este año finalmente serán ejecutados, con una inversión de cinco millones de dólares. En el largo plazo, la intención es ampliar la planta para la producción de etanol deshidratado de 99,8 grados, para uso exclusivo co-mo combustible.

La ampliación de la capacidad instalada de su fábrica de azúcar, que hoy produce 3 500 toneladas diarias de caña de azúcar, para incrementarla hasta 5 000 toneladas, es otro de los proyectos que al parecer se van a cristalizar durante 2010. Igualmente, este año planea ingresar a la producción de azúcar blanca para el consumo doméstico. A través de una nueva planta de producción, se procesará un promedio de 3 500 toneladas de caña de azúcar.

El grupo Oviedo ha optado por la diversificación desde el año 2005, cuando Pomalca comenzó a apostar por el cultivo de productos agroexportables. En realidad se trató de una estrategia para indagar el mercado externo y determinar aquellos productos que gozan de mayor demanda.

Los resultados no se hicieron esperar, pues en la campaña agrícola 2007-2008 Pomalca sembró más de 2 000 hectáreas con productos de agroexportación que gozan de aceptación en los mercados extranjeros. Uno de los principales destinos de las exportaciones agroindustriales del grupo Oviedo es Europa.

Asimismo, está incursionando, desde el año 2002, en el desarrollo de supermercados a través de los Supermercados Mega, que continúan expandiéndose. En el Cusco ya se han inaugurado seis locales (el último, el año pasado); además, recientemente se han abierto locales en Andahuaylas (Abancay) y en Quillabamba (Cusco). Tienen previsto llegar a Lima este año.

Otra de las movidas de este grupo fue el lanzamiento de la marca del minimarket Maxi en el Cusco, en 2008, orientado a los niveles socioeconómicos C y D. En total, el monto invertido por el Grupo Ovie-do en sus supermercados asciende a alrededor de dos millones de dólares, cantidad que este año, sin duda, se va a incrementar.

Grupo Flores.
Según la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú), la empresa Topi Top, perteneciente a la familia Flores, encabezó en el año 2009 las exportaciones textiles con un total de 89,22 millones de dólares. No obstante, este monto representó un 8,27% menos de lo que exportó en el año 2008: la reducción se explica por el impacto de la crisis internacional en sus mercados de destino.

A pesar de la difícil coyuntura, los Flores continúan realizando importantes inversiones. Así, a inicios de diciembre de 2009 se inauguró la planta de hilados de Topi Top en Lurín, al sur de Lima, que implicó una inversión de 24 millones de dólares en maquinaria de última generación. Esta planta tiene una capacidad instalada de aproximadamente 20 toneladas diarias de hilo de algodón. El hilo que emplea esta empresa deber ser hecho en el Perú, pues es una de las condiciones del TLC con Estados Unidos; es la principal razón de esta inversión.

La organización Topi Top emplea aproximadamente a 6 700 personas. Su estrategia es apostar por tecnología de punta que permita mejores acabados y apariencia del producto, todo ello con el fin de satisfacer las preferencias del consumidor final.

La producción de truchas a gran escala es otra de las iniciativas de los Flores. Sin embargo, debido a la crisis internacional, todavía no se ha definido la fecha para llevar adelante este proyecto. Se implementará en la laguna de Choclococha (Huancavelica) y se estima que producirá 3 000 toneladas de truchas al año.

En cuanto a las tiendas Topi Top, siguen expandiéndose al mismo ritmo de los centros comerciales. Recientemente se ha inaugurado un establecimiento en Plaza San Miguel y en el Mall Aventura Plaza Colonial.

Esta empresa peruana de confecciones, que ya cuenta con tiendas en Colombia, adquirió en el año 2008 a Jeans & Jackets, una cadena con 13 locaciones en Bogotá. Como se recuerda, en agosto de 2007 Topi Top abrió en Caracas (Venezuela) su primera tienda en el extranjero.

Actualmente este grupo exporta gran parte de su producción, siendo el mercado norteamericano el principal destino. El resto de la producción se comercializa a través de su cadena de tiendas a nivel nacional, así como en sus tiendas de Venezuela y Colombia.

A diciembre de 2008, más del 70% de sus ingresos ya provenían del retail, con lo que Topi Top ya no es principalmente una empresa textil.

Grupo Torvisco.
Como se sabe, este grupo recientemente ha ingresado al mercado de cervezas con la marca Ampay. Aunque el proyecto cervecero se inició en el año 2005, debido a continuas postergaciones (pues no contaban con suficiente liquidez) recién empezó a operar en 2009.

Este producto está dirigido principalmente a los mercados de provincias, específicamente en el sur del país. El monto de inversión involucrado es de 15 millones de dólares. La capacidad de producción de la planta es de 40 000 cajas mensuales y los envases son de 650 ml, que se venden a un precio inferior al promedio del mercado. Conforme se posicione este producto en los mercados del sur del país, el siguiente paso será su lanzamiento en la capital, tal como señaló Nemecio Torvisco, gerente financiero de Anypsa (principal empresa de este grupo).

Asimismo, a mediados de 2009 también se inició la producción de la bebida gasificada Top Kola; la cartera de productos a lanzar en el segmento de bebidas es amplia: agua (Gaviota), citrus punch (Top Fresh), agua saborizada (Top Light) y bebidas hidratantes (Enerade).

Otro proyecto que los directivos de este grupo piensan desarrollar desde hace varios años es el ingreso al sector retail, a través de la construcción de un supermercado en el terreno que la familia posee en Puente Piedra (de 60 000 metros cuadrados). Todo indica que este año sí se va concretar este proyecto, denominado Centro Imperial Norte, con una inversión de 15 millones de dólares. En este centro comercial operará su supermercado Único; además los Torvisco han dispuesto un área para la construcción de un gimnasio, que estaría encargándose a un tercero. El objetivo es captar el flujo de personas que se trasladan del norte de Lima a la zona comercial de Independencia.

Continuar con más inversiones en el sector retail, sin duda, forma parte de sus planes futuros, pues este grupo cuenta con varios terrenos en distintos lugares de Lima. Los Torvisco ya tiene registradas las marcas Imperio Sur e Imperio Centro, además de Imperio Cusco.

En tanto, el boom de la construcción ha animado el negocio de pinturas de la familia Torvisco, llevándolos a realizar importantes inversiones para ampliar su planta e incluso ingresar a otras categorías. Durante el año 2009, en plena crisis internacional, Anypsa implementó dos nuevas líneas de producción que requirieron una inversión de tres millones de dólares. Con esta ampliación se busca llegar al mercado externo.

Grupo Huancaruna.
Otro grupo económico emergente que ha incursionado con fuerza en la agroindustria moderna es Huancaruna. A través de su empresa Perales Huancaruna (Perhusa) tiene como principal actividad la exportación de café a más de 40 destinos mundiales (más del 95% de sus ventas van al exterior). Su planta procesadora de café se ubica en Chiclayo y es la más importante del país.

El grupo Huancaruna, a través de su empresa Perhusa, se ha afirmado como el principal exportador agrícola de Perú. En el año 2008 sus envíos al exterior alcanzaron los 131 millones de dólares, monto que representó 33,51% más de lo que exportó en el año anterior.

El año pasado este grupo también lideró las exportaciones agrícolas, aunque, por la crisis internacional, el monto total fue similar al de 2008 (132,29 millones de dólares), según estadísticas de la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú).

Teniendo en cuenta que existe un amplio margen para que Perhusa se expanda con la exportación de café, un reto a afrontar es la capacitación constante de los caficultores para mejorar los estándares de producción. Ya en 2009, a inicios de ese año, Perhusa decidió invertir cuatro millones de dólares para mejorar la calidad del café.

Desde el año pasado, el grupo Huan-caruna está impulsando a su empresa Altomayo, que vende café tostado y soluble en el mercado local bajo la misma marca. En este sentido, ha estado invirtiendo en la apertura de las cafeterías Altomayo a nivel nacional, especialmente en los aeropuertos dados en concesión a Aeropuertos del Perú, empresa con la que mantiene una alianza. A mediados de 2009, el director gerente de Perhusa, Ricardo Huancaruna, señaló que la inversión en ese ítem llegaría a los dos millones de dólares. Se estima que la inversión por local alcanza los 75 000 dólares, incluidos los estudios de investigación de mercado.

Las cafeterías Altomayo ya están en los aeropuertos de Trujillo (La Libertad), Ta-rapoto (San Martín), Iquitos (Loreto) y Pucallpa (Ucayali). Igualmente, la familia ha decidido abrir locales en los aeropuertos de Piura, Chiclayo (Lambayeque) y Caja-marca, entre otros.

El plan de inversiones contempla la apertura de más cafeterías Altomayo en centros comerciales. En Lima, por ejemplo, existen varios locales, entre los que se pueden destacar los ubicados en el Centro Comercial Jockey Plaza (Surco), en el Open Plaza Atocongo (San Juan de Miraflores) y en Mega Plaza Norte (Independencia).
Además, el objetivo de Altomayo es posicionarse en otros mercados de consumo masivo, como fideos, azúcar, mermeladas y conservas. Con este propósito ha sido creada la marca Monte Alto. Por su parte, la Empresa Agrícola San Juan, perteneciente también al grupo Huancaruna y orientada a la producción de uva de mesa y caña de azúcar (en Lambayeque), se propuso modernizar en 2009 sus sistemas de riego, a fin de expandir su producción de 30 a 50 toneladas métricas de uva por hectárea.

Otra de las firmas de este grupo es Trucks and Motors Perú, empresa distribuidora de los buses Scania y que además opera una flota de 120 camiones que distribuyen los productos de la corporación.

Grupo Sandoval.
A mediados de 2009, el grupo Sandoval señaló que invertiría al menos 50 millones de dólares en la construcción de dos nuevos centros de distribución y en la modernización de sus instalaciones. El anuncio lo hizo su presidente de directorio, Oswaldo Sandoval.

Uno de estos centros de distribución, el que está localizado en Villa El Salvador, ya se encuentra en una etapa avanzada (posee un área de 41 000 metros cuadrados) y será utilizado por DinetPerú, operador logístico que atenderá desde allí a la multinacional LG. Oswaldo Sandoval señaló que esta misma infraestructura servirá también para atender las necesidades de consolidación de MG Rocsa. Respecto a la construcción del otro centro de distribución (proyectado inicialmente en Huachipa), todavía no hay una determinación clara.

Las acciones anunciadas el año pasado, dirigidas a ampliar la capacidad operativa del grupo, consideran la inversión de dos millones de dólares en la modernización de las antiguas instalaciones de Talma Menzies. La adquisición de terrenos en el norte del país, para ampliar sus instalaciones, es otra de sus iniciativas.

En noviembre último, la empresa Talma (principal compañía del grupo), dio a conocer que invertirá 12 millones de dólares en los próximos cuatro años (hasta 2013), en la adquisición de equipos e incorporación de tecnología de seguridad para sus operaciones de servicios aeroportuarios, así como algunas ampliaciones de sus locales. En los últimos cinco años han invertido cerca de 14 millones de dólares en nuevos equipos de atención a aeronaves, tecnología de seguridad e información, y equipamiento para las nuevas instalaciones de Talma en Lima Cargo City

La política del grupo Sandoval consiste en contar con participación mayoritaria en las empresas en las que participa. Por eso adquirió, el año pasado, las acciones que el grupo Wolrd Cil Chile tenía en Global Motors Perú (GMP), firma que comercializa la marca de camiones livianos chinos Yuejin. El resultado ha sido elevar su participación en esta empresa de 50% a 100%. Esta decisión comprometió una inversión de un millón de dólares, a los que se adiciona un estimado de 2,5 millones de dólares para la compra de un nuevo local de ventas y posventa, y para capital de trabajo. En este año, los planes para GMP son ingresar en el negocio de maquinaria de construcción e importar buses y minibuses Yuejin.

El grupo Sandoval está conformado por el operador logístico DinetPerú, el operador aeropor-tuario Talma, la inmobiliaria Koricancha y la distribuidora multicanal a nivel nacional MG Rocsa. Asimismo, es representante exclusivo de la marca china Yuejin Motor a través de Global Motors Perú y ha adquirido en los últimos años las marcas Hornimans y Hoja Redonda.

El futuro.
Como se puede apreciar, la expansión de los grupos emergentes no se ha detenido. Más allá de los retos que plantea su propio crecimiento, continúan consolidándose. Es muy probable que emerjan otros grupos más, dentro de un marco de estabilidad económica y de apertura de nuevos mercados.

Las microfinanzas, en constante expansión, van a continuar apuntalando el crecimiento de aquellos que, si bien ahora todavía son pequeños, en algún momento podrían conformar la lista de los grandes empresarios de origen popular.

Por último, a todo ello hay que agregar un elemento clave, que asegura la continuidad de este fenómeno: el Perú es un país de emprendedores. De acuerdo al Global Entrepreneurship Monitor 2009, nuestro país ostenta uno de los que más altos índices de emprendimiento en el mundo.

¿Que es un Grupo Económico? (algunas definiciones)

Según la Comisión Nacional de Empresas y Valores del Perú (ahora llamada Superintendencia del Mercado de Valores), un grupo económico es el conjunto de personas jurídicas, cualquiera sea su actividad u objeto social, que están sujetas al control de una misma persona natural o de un mismo conjunto de personas naturales”.

“Por excepción, se considera que el control lo ejerce una persona jurídica cuando, por la dispersión accionaria y de los derechos de voto de dicha persona jurídica, ninguna persona natural o conjunto de personas naturales ostente más del 30% de los derechos de voto ni la capacidad para designar a más del 50% de los miembros del directorio.” (Reglamento de Propiedad Indirecta, Vinculación y Grupos Económicos. Resolución CONASEV N° 0090-2005-EF/94.10)

En un estudio sobre concentración y grupos económicos realizado por el investigador chileno Claudio Sapelli el año 2002, se presentan diferentes definiciones que, auqnue enfocadas en la realidad chilena, aplican también aun mercado como el peruano: “Lagos (1960) dice que lo clave de los grupos económicos es la existencia de directorios entrelazados. Argumenta que la misma persona o familiares de esa persona en diferentes directorios dan lugar a un grupo económico. Sin embargo dice que otros tipos de relaciones (amistad, dependencia, etc.) pueden dar lugar a un vínculo similar”.

(…) Dahse (1979) habla de que un grupo económico existe cuando hay control sobre un número de empresas por parte de un propietario o propietarios, de tal forma que ellos controlan las decisiones sobre el destino del excedente económico.

Khanna (2000) dice que la definición de grupo es una tarea compleja. Menciona la definición de Leff (1978), según la cual un grupo económico es un grupo de empresas en diferentes sectores económicos, con un control administrativo o financiero común. Los miembros están vinculados por lazos familiares, de amistad, u otros.

Paredes y Sánchez (1996) definen un grupo como un conglomerado productivo (varias empresas) con pequeña separación entre control y propiedad, integrado al sector financiero.

Es por ello que Khanna y Rivkin (2000) adoptan la estrategia de reconocer como grupo todo lo que en un país determinado se denomina grupo e inducir por métodos estadísticos cuáles son los vínculos que unen a las empresas de un grupo según la definición de cada país.

(…) Por lo tanto Khanna y Rivkin (2000) reconocen que lo que es un grupo en un país, no tiene por qué serlo en otro (e implícitamente reconocen que lo que es un grupo en un país en un momento en el tiempo puede no serlo después).

(…) Según Leff (1978) lo que caracteriza a los grupos son: 1) conglomeración productiva; 2) pequeña separación de la propiedad y el control; y 3) integración al sector financiero. Estas tres características debieran ir desapareciendo con el desarrollo: debiera haber más concentración en las áreas de especialización y menos diversificación al caer las economías de ámbito, debiera haber más separación entre propiedad y control; y debiera haber menor integración al sector financiero.” (Tomado de Concentración y Grupos Económicos en Chile, 2002, Claudio Sapelli)

En el Perú las definiciones utilizadas en investigaciones y artículos relacionados al tema son similares a las señaladas por Sapelli. Así, el libro Estrategias del Poder: Grupos Económicos en el Perú (Vásquez Huamán, 2000) define a los grupos económicos como el conjunto de firmas relacionadas por lazos de propiedad y gestión corporativa común; mientras que Ricardo Anaya en su libro Los Grupos de Poder Económico: Un Análisis de la Oligarquía Financiera los define como  “un conjunto de empresas de naturaleza y especialidades diversas, dirigidas de acuerdo a una política común y al servicio de un interés financiero predominante, manteniendo éstas, al interior del grupo su autonomía jurídica (Anaya. 1990. Los Grupos de Poder Económico: Un Análisis de la Oligarquía Financiera. Pp 43).

Desde otra óptica, el Instituto Nacional de Planificación del Perú – INPE, los define como: “un conjunto de empresas con vínculos de propiedad y de gerencia, donde el control se lleva por algunos inversionistas a través de nuevas inversiones y financiamiento”. (…)